Desde la concesionaria insistieron en que las deficiencias afectan "a detalles puntuales", pero no a la trazabilidad del producto, por lo que consideraron "exagerada" la medida adoptada por Sanidad, según recoge Cristina Barral en www.lavozdegalicia.es.

    Al margen de las reses ya sacrificadas, en la nave ubicada en el lugar de Touceda, en la parroquia de Alba, hay otros cincuenta terneros vivos. Son animales en mal estado que se llevan al matadero para darles muerte. "No pueden estar más de 48 horas sin comer, algunos se los llevaron y otros están pendientes".

Cierre por cuestiones operativas, estructurales, higiénicas y de diseño

     Por su parte, la Delegación Territorial de la Xunta en Pontevedra indicó que el cierre del matadero se decretó en base a un informe técnico -que no hizo público- que recoge deficiencias relativas a "cuestiones operativas, estructurales, higiénicas y de diseño".

    Un portavoz no quiso dar más detalles del documento, limitándose a señalar que se trata de un "informe largo" del que tiene constancia el gerente de Carnifex. En el momento en que subsane esos defectos se volverá a dar licencia de apertura otra vez", señaló un portavoz, que reiteró que la Administración juega un papel garantista en este proceso.

    El informe que dio pie al cierre del matadero de Alba deriva de una auditoría que se llevó a cabo y que, según la Xunta, ya se había anunciado a la empresa el pasado mes de febrero. "La empresa tuvo tiempo para solventar esos problemas. Ya con anterioridad a este informe hubo otros de veterinarios que recogían la situación", apuntaron desde la Xunta.

    Sobre las reses ya sacrificadas que permanecen en el interior de la instalación, la Administración autonómica indicó que se está analizando la carne para saber en qué estado está después de permanecer varios días en las cámaras frigoríficas: "En función de esos análisis, se retirará o se comercializará".

(Foto: Capotillo www.lavozdegalicia.es)