En cuanto a la etiqueta, se mantiene su característica estructura, en la que aparece el  toisón de la casa de Alba sobre el logo de la prestigiosa marca, y mantiene su troquel, si bien, se ha reducido su  tamaño y se ha eliminando el color de fondo amarillo apergaminado sustituyéndolo por un tono crema, lo que da como resultado una imagen más fresca y moderna. Su genuina cinta y lacre, y el grafismo de su logo, elementos  distintivos y  que otorgan personalidad a  la marca, se mantienen inalterados. 

    Respecto al su estuche, se ha sustituido el tradicional empaque cerrado por un  estuche que deja a la vista del consumidor la nueva y sofisticada imagen, a través de una apertura transparente frontal y trasera. El resto del estuche se presenta en color corinto y oro mate y en sus laterales se explica detalladamente el proceso de añejamiento, el país de origen y las cualidades que hacen de Gran Duque de Alba un brandy Ultra-Premium.

Modernidad manteniendo la fidelidad a su raíces

      Tal y como señala el director de Marketing Nacional, Eduardo Medina García de Polavieja “hemos entendido que era necesario renovar la imagen, tratando de que ésta se asociara con una marca contemporánea, moderna y vibrante, pero siempre asegurándonos de que este nuevo diseño fuera fiel a nuestras raíces, y que el consumidor siguiera identificando esta marca señera de Williams & Humbert a través de este nuevo diseño”.

    Hay que recordar que el gran ceramista de prestigio internacional, Antoni Cumella, fue el encargado de diseñar la botella y el tapón en la campaña que en 1973 se puso en marcha para el lanzamiento internacional del Brandy Duque de Alba.

    Para el director Nacional de Marketing, “aunque queremos conservar los orígenes de un diseño cuya creatividad es patrimonio de la casa, esta evolución responde a la necesidad de rejuvenecer la marca y sacarla de esa imagen estereotipada del brandy como bebida clásica o anticuada. Esperamos que el resultado final cautive a nuestros clientes y que estos perciban las innumerables posibilidades que ofrece esta bebida, ideal tanto para las sobremesas tranquilas como para las grandes veladas, excelente para saborearlo lentamente a sorbos y también como base de cóctel o combinado”.