El ensayo aleatorizado de prevención primaria PREDIMED (PREvención con DIeta MEDIterránea), integrado en el CIBER de Obesidad y Nutrición, demostró que una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos reduce la incidencia de accidentes cerebrovasculares, infarto de miocardio o mortalidad cardiovascular en una población de alto riesgo.

    En este ensayo se evaluó el efecto de estas mismas dietas en la incidencia de fibrilación auricular. Acaba de publicarse en la revista ‘Circulation’, número 1 en Cardiología. El artículo está coordinado por la Universidad de Navarra.

Se debe investigar más para resaltar estos resultados iniciales

      Así, durante una media de 4,7 años de seguimiento, se identificaron 246 nuevos incidentes de la enfermedad entre 6.705 participantes elegibles. La incidencia de esta patología fue significativamente inferior en los participantes asignados a la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, en comparación con la dieta control. Por el contrario, no se encontró efecto de la dieta mediterránea suplementada con frutos secos.

    Para Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, "los efectos anti-inflamatorios y anti-oxidantes de aceite de oliva virgen extra en el contexto de una dieta mediterránea pueden explicar este efecto, aunque se necesitan más estudios que repliquen estos resultados y exploren los mecanismos subyacentes".

    "Este estudio es el primer ensayo aleatorizado", ha subrayado el profesor y máximo responsable del estudio, que ha añadido que "pone en evidencia que recomendar una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra puede ser una estrategia adecuada para la prevención primaria de la fibrilación auricular".

    Para volver a los valores de la dieta mediterránea, la plataforma Cursópolis ofrece un curso de cocina española con Isasaweis, que recupera las mejores recetas de la cocina tradicional.