Como balance de los 18 meses tras la aprobación de una normativa que obliga a las industrias a firmar contratos con los ganaderos, con una duración mínima de un año, el secretario de UUAA afirmó que "se incumplió de forma generalizada".

Reclaman sanciones e inspecciones para poder controlar el paquete lácteo


     En este sentido, denunció que la industria sigue sin negociar y decidiendo cuándo sube o baja el precio y la distribución sigue utilizando la leche como producto reclamo y venta a pérdidas. Todo ello "pone de manifiesto que el voluntarismo del paquete lácteo quedó en eso, en voluntarismo".

    En su opinión, al no establecer sanciones, ni la administración utilizar las herramientas de inspección para hacer cumplir la ley, "deja totalmente vacío de contenido el paquete lácteo".

     Roberto García abogó por modificar el decreto para establecer un arbitraje que garantice la negociación y que en los contratos se estipule el volumen de recogida, para evitar llegar al primero de abril de 2015 con ganaderos que no tengan esta seguridad.

     Así, puso el ejemplo de ganaderos con poco volumen o en territorios alejados de las grandes rutas, que se pueden encontrar en 2015 con libre producción, con que no se les recoja su leche, por lo que insistió en la necesidad de regular volúmenes y garantizar la recogida y el cumplimiento de los contratos de larga duración.

    El secretario general de UUAA demandó también que industrias, productores y administración busquen acuerdos para garantizar el abastecimiento del mercado español y evitar la entrada de leche foránea en dumping.

     Finalmente, demandó la tipificación de sanciones en caso de uso de la leche en la guerra comercial, en un momento en que se está "recrudeciendo", también con la carne de pollo, para "engañar al consumidor y atraerlo a sus centros comerciales".

Los contratos deben determinar el volumen a entregar


     Sobre la recuperación,
asegurçó que no obstante, que, a pesar de ello, España no ha cubierto su cuota y se ha quedado en el 97,7%, lo que indica que, ante la última campaña con supertasa, 2014-2015, "el volumen puede ser un problema", por no regular los incrementos por producción en los contratos.

     Para García es "evidente" que uno de los elementos obligatorios para recoger en los contratos debe ser determinar el volumen de leche a entregar.

    "Si era importante antes, para garantizar un precio y la recogida, mucho más en esta última campaña, para evitar que unos cuantos lo hagan de forma desaforada y terminen creando un problema al conjunto del sector con una supertasa", insistió.

    García señaló que el diferencial de precio de Galicia con España se ha reducido, con una subida en el conjunto del 14% y en Galicia del 19%, para situarse los precios medios en 36,6 y 36,4 céntimos, respectivamente.