García-Tejerina ha remarcado que la entrada de la SEPI en el accionariado de Deoleo "no será una cuestión que se decida antes de la vuelta del mes de agosto", pero la voluntad del Gobierno en ese sentido "ya ha sido expresada".

    En su intervención, ha reiterado que la Junta de Andalucía "ha estado en todo momento informada y comparte la posición que ha defendido el Gobierno" en este proceso.

    La ministra ha resaltado que el aceite de oliva es un sector estratégico para el Gobierno y que han conseguido, en la negociación de la nueva Política Agraria Común (PAC), que el olivar reciba 6.300 millones de euros, lo que garantiza las ayudas a los agricultores.

    En su opinión, con la propuesta del PSOE o si hubieran prosperado las iniciativas de la Comisión Europea el sector olivarero español habría perdido entre 3.000 y 5.000 millones, lo que supondría un riesgo para la viabilidad de la producción.

"Es un fracaso" que acabe en manos de CVC


     Por su parte, Coves ha acusado al Ejecutivo de acumular "fracaso tras fracaso" en su intento de mantener "la españolidad de un producto tan genuino como es el aceite", en referencia a la venta de activos a CVC Capital Partners, un fondo de capital británico-luxemburgués.

     La senadora ha indicado que, hasta hace poco tiempo, Deoleo, primer operador mundial que comercializa una quinta parte del aceite de todo el mundo, con más de 800 millones en facturación, "era de capital mayoritariamente español" Ha criticado que pase a manos de CVC cuando "el exministro Miguel Arias Cañete se comprometió a tener un núcleo español" en el Consejo de Administración de la aceitera.

     "Dentro de unos años, no sé si produciremos aceites de oliva para que otros lo comercialicen y se queden con el valor añadido", ha afirmado. En su opinión, sería "una tragedia" para el sector y para el medio millón de trabajadores que viven sólo en la producción que las decisiones empresariales y financieras en compañías como Deoleo queden "en manos extranjeras".