EFE.- En declaraciones a Efe, Felipe Fuentelsaz, coordinador de Doñana de WWF, ha explicado que sobre esta actuación se ha remitido información a la guardería fluvial del parque y al Seprona ya que, según ha podido confirmar, los trabajos «no cuentan con el permiso de la administración competente», en este caso, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Fuentelsaz ha expresado el temor de la organización de que esta tala de árboles «suponga una nueva ampliación de la superficie agrícola de la zona» que presenta «una especial sensibilidad» por encontrarse en el espacio natural y por su importancia para el equilibrio hídrico del mismo en las mejores condiciones.

Actuaciones como esta llevan a la organización a denunciar «la falta de dureza» por parte de las administraciones a la hora de actuar para preservar y conservar esta Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

En este sentido, ha recordado que hace apenas una semanas se denunció la existencia de una nueva balsa de riego ilegal en el entorno de Doñana, en el monte público de Lucena del Puerto (Huelva) para la puesta en regadío de más de 6 hectáreas de cultivos bajo plástico (arándanos).

Esta nueva balsa, ha precisado, viene a sumar a las más de 200 balsas irregulares en la zona, que provocan un importante impacto en el medio y una pérdida notable de agua por evapotranspiración.

«La Administración no es capaz de poner freno al crecimiento agrícola en el entorno de Doñana, y se siguen realizando incluso a pie de carretera, actuaciones ilícitas sin que la Administración local, regional o Nacional pueda detenerlo», ha precisado, reclamando frente a esto «actuaciones duras y urgentes».