Durante el estudio, que se ha llevado a cabo en los últimos tres años en la localidad alavesa de Ilaurdia y en Arkaute, los investigadores han constatado que la utilización de este subproducto tiene los mismos resultados sobre las cosechas de maíz forrajero y trigo blando de invierno que los fertilizantes minerales.

    Este subproducto utilizado en la investigación se ha obtenido tras el proceso de descomposición del material biodegradable en ausencia de oxígeno que se ha llevado a cabo plantas de gestión de residuos orgánicos de Onitek.

(Foto: Neiker-Tecnalia)