Ha destacado que en Castilla y León "ya lo estamos haciendo" a través de la identificación con el sello autonómico "Tierra de Sabor" para todos los operadores que han querido sumarse.

     En su opinión, "tenemos que apostar por dar mayor visibilidad a nuestros ajos, para que ganen atractivo" entre los consumidores frente a los que procedan de importaciones chinas.

Unidad de sector para afrontar este problema


     Por su parte, la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Elena Víboras, ha detallado que el sector del ajo se encuentra en situación de baja rentabilidad y de bastante "nerviosismo" por la futura entrada de ajos importados.

    Según indicó, la rentabilidad está por debajo incluso de la propia producción en la actualidad. El coste de producción de un kilo está en 0,83 euros y, según dijo, lo que se paga por ellos está ya en niveles inferiores.

     Víboras ha defendido medidas para que el sector pueda organizarse y adaptarse antes de la entrada en vigor del acuerdo con China.