Santos lamentó que los recientes cambios normativos quieran "despojar a los vecinos de sus montes para dejarlos en manos de intereses empresariales privados, centrados en exclusiva en la explotación maderera", lo que supone "un duro ataque a ese modelo de aprovechamiento", capaz de "generar ingresos y crear empleo en el rural".

     En el transcurso del congreso se solicitará la declaración del 22 de enero como "Día da Loita da Veciñanza Comuneira".

    El monte vecinal en mano común representa en Galicia una superficie aproximada de 700.000 hectáreas, gestionadas por 2.800 comunidades.