EFE.- En un comunicado, la organización ha asegurado que Marruecos está ejerciendo presiones para evitar la entrada en vigor del nuevo sistema que refuerza los controles en frontera, prevista para el 1 de octubre de este año.

El responsable del sector de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, ha remarcado que la organización ha tenido conocimiento de las «fuertes presiones» que algunos operadores europeos y el «lobby agrario marroquí» están ejerciendo para que la reforma «se paralice o se revierta», o bien «quede diluida o debilitada».

«Cualquier concesión a un país tercero determinado permitiría a otros países reclamar un trato similar, lo que destruiría el espíritu de la reforma efectuada y acabaría con el propósito de establecer un sistema de mayor fiabilidad», ha insistido.