Desde la Consejería se realiza un seguimiento de la situación con los técnicos de su departamento y Soriano ha puntualizado que, si lloviese, todavía se podrían reducir los problemas derivados de la sequía.

     Pero si las precipitaciones no llegan, ha concluido la consejera manchega, podrían producirse "pérdidas importantes" en cereal y leguminosas.