En concreto, en los cultivos herbáceos de secano –cereales, leguminosas y oleaginosas- que no vayan a alcanzar la floración y la maduración suficientes para ser recolectados, los agricultores podrán dedicar sus tierras a realizar laboreo o dejarlo para aprovechamiento del ganado y aún así mantendrán sus ayudas.

   Además, el Gobierno regional adoptará una segunda  medida, ésta en favor de la agricultura ecológica, para que los productores puedan cobrar toda la ayuda quedando eximidos del requisito de tener que comercializar bajo la etiqueta ecológica al menos el 20% de su producción.

Pedirá complementar las ayudas con otras del Magrama

     “Con estas medidas excepcionales, que hemos tomado tras escuchar al sector y realizar estudios técnicos sobre el terreno, permitimos que los agricultores de nuestra región que se hayan visto afectados por la sequía puedan percibir sus ayudas a la vez que aprovechan sus tierras”, ha indicado la consejera.

    Soriano ha expuesto además que la Consejería de Agricultura va a solicitar al ministerio otras medidas de su competencia y que gracias a la cooperación con Agroseguro esta entidad tiene activos a 80 técnicos sobre el terreno para acelerar el análisis de los siniestros y las correspondientes indemnizaciones.

Apuesta por los seguros agrarios

     Así mismo, ha recordado que “la principal iniciativa del Gobierno de Cospedal para luchar contra un factor externo como la sequía y otros fenómenos atmosféricos son los seguros agrarios, a los que vamos a dedicar este año 4,6 millones de euros para subvencionar una parte del coste a nuestros agricultores y ganaderos, en un contexto en el que el resto de comunidades autónomas ha reducido al mínimo su aportación”.

    En este punto, ha recordado que este esfuerzo del Ejecutivo regional, sumado a la cantidad que aporta el Ministerio de Agricultura, permite que a los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha el coste de la póliza tenga una subvención del 50%.