EFE.- A la luz de estos datos Mónica Vega, secretaria general del sindicato agroalimentario de CCOO de Sevilla, ha afirmado: "No caben excusas. La economía sumergida y la explotación laboral son prácticas generalizadas en el campo sevillano".

   En un comunicado, el responsable de Acción Sindical y Política Sectorial de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha subrayado que el dato de las peonadas no declaradas se contradice con el incremento de más de un 15 % de la producción de cítricos en la provincia.

   En este sentido Mónica Vega ha advertido: "No vamos a dejar de denunciar la tragedia que se masca en el campo sevillano. Los trabajadores están siendo explotados de forma generalizada y las administraciones, siguen sin atajarlo".

   CCOO recibe al día decenas de llamadas de trabajadores del campo denunciado que "son explotados de las formas más ruines", como por ejemplo algunos trabajan veinte días en un mes, pero sólo le declaran una o dos peonadas.

   Un trabajador agrícola para cobrar la prestación o el subsidio necesita anualmente de 30 a 35 peonadas y, por tanto, se ven obligados a comprar al "pirata de turno el resto de las peonadas, a veinte euros cada una", ha lamentado la sindicalistas.

   Ha precisado que la proliferación de estas "prácticas empresariales piratas", además del fraude, suponen también un competencia desleal con los empresarios agrícolas que cumplen las condiciones del convenio colectivo del campo.