La concesión de agua, de la que se beneficiarán unos 2.000 agricultores de la comarca, contempla una inversión de 20 millones de euros, ha recordado la titular de Agricultura, señaló que el regadío era una «demanda histórica» de los olivareros de esta zona y de la Junta de Castilla-La Mancha.

    Según los estudios que han realizado los técnicos de la Consejería de Agricultura, cada hectárea de olivar en regadío obtiene una media de 619 euros de beneficio, por los 259 euros por hectárea de olivar en secano, "lo que supone multiplicar por 2,4 la cuantía·, destacó Soriano.

      La titular de Agricultura de Castilla-La Mancha indicó que éste es "uno más de los logros históricos" del Gobierno de Castilla-La Mancha, en materia de regadíos, ya que hay que sumarle otros, como que el Plan del Júcar eleva de 65 a 100 hectómetros cúbicos la reserva asignada a los regantes de la Mancha Oriental y añade 5 nuevos hectómetros cúbicos de agua al año para abastecimientos y nuevos regadíos en la provincia de Cuenca.

     Por lo que respecta a la cuenca del Segura, el plan recoge como novedad una reserva de 10 hectómetros cúbicos para regadíos sociales en la provincia de Albacete.