Esta cantidad se elevará a 160 euros si se trata de razas en peligro de extinción, y además, ambas se bonificarán con un 20 por ciento si la explotación está incluida en un sistema de calidad diferenciada agroalimentaria.

     El tope de ayuda por explotación será de 5.000 euros y el presupuesto total que destinará la Consejería será de 2,2 millones de euros.

     Las ayudas se adjudicará en régimen de concurrencia competitiva y las solicitudes se podrán presentar hasta el 30 de septiembre en la sede de la Consejería o en las oficinas de extensión agraria, indica el Gobierno en un comunicado.

Un patrimonio genético que se debe preservar


     La consejera ha señalado que las razas propias son un "patrimonio genético" que se debe preservar, pero ha recordado que la cría en pureza de raza autóctona supone en muchos casos pérdida de rentas por su bajo rendimiento.

De ahí la importancia de estas ayudas que, a su juicio, también pueden contribuir a "apuntalar aún más el sector de la carne como un nicho de empleo y riqueza".

     En su opinión, "el sector de la carne es un aliado excepcional" para otro de los sectores "punteros", el lácteo, que después de "pasarlo muy mal años atrás", ha logrado "estabilizarse" esta legislatura y en 2013 batió "récord de nuevas instalaciones".

      Martínez ha destacado que al llegar al cargo se encontró "un campo triste, apagado, sin cintura y resignado", sometido a "muchas incertidumbres" que poco a poco se han ido despejando gracias a la "buena negociación de la PAC" y los mecanismos que se han puesto en marcha para intentar mitigar el efecto de la desaparición de las cuotas lácteas "que -apunta- rubricaron PSOE y PRC".

      Según dice, todo ello no hubiera sido posible "sin el tesón de los ganaderos ni el esfuerzo de todos los cántabros".

Considera al vacuno como un sector estratégico


     Ha señalado que el Gobierno, pese a la reducción de ingresos, decidió que el vacuno era un "sector estratégico" y ha aumentado el nivel de ayudas.

      "Los resultados están ahí", ha agregado la consejera, quien ha indicado que el censo cántabro ha experimentado un crecimiento ligeramente superior al 10 por ciento en lo que va de legislatura, de forma que la comunidad autónoma ha pasado de 30.000 reses en 2011 a más de 33.250 al terminar 2013.

     En el caso de la tudanca el censo ha crecido de 12.944 a 13.644 animales en estos dos años, casi dos tudancas más al día, ha comentado la consejera.

     En la raza asturiana de montaña, se ha pasado de 1.928 a 2.438 reses, mientras que en asturiana de los valles, la evolución ha sido de 5.925 a 6.767 animales.

     Finalmente, en parda de montaña, en 2011 había 4.694 y hoy son 5.108 reses, mientras que en pirenaica se ha pasado de 3.275 a 3.950 animales, y en monchina, de 1.243 en 2011 a 1.346 al cerrar 2013.

     Entre 2011 y 2013, además, se han concedido más de seis millones de euros en ayuda directa a los productores de ganado de carne, con una "ligera tendencia al alza" que va desde los 2.073.593 euros de 2011 a los 2.184.700 con los se ha cerrado 2013. En la legislatura anterior, Martínez ha recordado que fueron 1,9 millones en 2009, y 1,8 millones, en 2010.

(Foto: Europa Press)