Según recuerdan en una nota, en ASAJA Córdoba se lleva tiempo estudiando la problemática y en estos días ofrece a sus socios, de forma gratuita, la posibilidad de obtener un número individualizado para el marcaje de seguridad de su maquinaria. Los agricultores y ganaderos ya están solicitando sus máscaras o moldes para el rotulado y cartel informativo/disuasorio para su explotación.

No evitará los robos, pero sí su posible comercialización

     La medida, que por sí sola no conseguirá evitar los robos en el campo, tiene como objetivo dificultar la comercialización de lo sustraído en las explotaciones agrícolas y ganaderas, así como disuadir a los ladrones de intervenir en dichas explotaciones, al tener más complicaciones que en las que no estén marcadas.

    Estos códigos individuales se reparten a los interesados en dos tamaños para rotular, uno más grande y otro más pequeño, recomendándose también que se troquelen en las partes mecánicas para mayor seguridad y dificultar su borrado.

     Posteriormente dichos códigos se introducen en el programa de seguridad de ASAJA para cada agricultor, quedando de forma inequívoca ligados a su explotación, y el listado se remite a la Guardia Civil, pudiendo así demostrarse en cualquier momento que esos aperos o máquinas pertenecen a un propietario determinado.

      El plan conjunto de la Guardia Civil-ASAJA Córdoba, se fundamenta además en el apoyo a las Patrullas ROCA que ya actúan en la provincia, así como en el pilar de que cada robo ha de ser denunciado para evitar ese vacío que se produce si no se llevan a cabo las denuncias.