El propio presidente de la Junta, pidió en el 2012 en Bruselas a la Comisión Europea que se estudiaran alternativas a la caza para controlar el lobo al sur del Duero.

     Castilla y León, respaldada por el Gobierno de España, quería que Bruselas unificara el estatus jurídico del lobo, de modo que se pueda cazar de forma controlada tanto al norte -donde es especie cinegética y se puede cazar- como al sur del citado río.

     Sin embargo, la Comisión Europea se ha mostrado contraria a esta medida, que supondría reformar las normativas comunitarias.

     Ese mismo año, el anterior ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, Miguel Arias Cañete, también pidió a la Comisión Europea que se levantara la protección del lobo en el sur del Duero, ya que había experimentado un fuerte crecimiento que afectaba negativamente a la actividad ganadera