El taller, en el que participaron alrededor de 70 alumnas y alumnos, ha tenido como escenario el bosque Think Blue. de Volkswagen situado en Valdeolea (Cantabria). En este terreno, que fue pasto de las llamas en septiembre de 2012, se han plantado 57.000 árboles gracias al compromiso ambiental de la compañía alemana y a su política de compensación de emisiones y de plantación de un árbol por cada vehículo que se matricula en España.
 
     El buen tiempo acompañó y permitió que todas las actividades se desarrollaran al aire libre. Así, después de una visita guiada por el paraje, un dinámico juego sirvió para explicar a los jóvenes estudiantes el ciclo del carbono. “Les mostramos de forma muy visual y sencilla el problema del aumento de las emisiones, la importancia de las acciones de compensación o la producción de oxígeno por parte de los bosques”, señala Jesús David Sánchez Labrador, ingeniero de Montes de Bosques Sostenibles y uno de los facilitadores del taller.

     Pero el momento central de la jornada llega con la plantación de un árbol en el sistema Air-Pot. Este innovador método consiste en un recipiente construido con láminas de plástico reciclable y reutilizable, con unos pequeños agujeros que permiten que las raíces estén en contacto con la luz y el aire, ramificándose y expandiéndose de forma natural, y no en espiral.