EFE.- Morales habló del tema en una reunión con el pueblo andino de Uyuni convocada para planificar obras para el paso del Rally Dakar 2015, pero donde se le pidió que se haga una planta procesadora de las aguas del Silala, situadas cerca de ese lugar.

«Estamos en este momento, por ejemplo, para hacer una rápida operación con miras al G77 más China. Vamos a embotellar agua del Silala y vamos a invitar agua del Silala al G77 más China», dijo Morales, respecto a la reunión presidencial del bloque convocada para el 14 y 15 de junio a propósito de su cincuenta aniversario.

Bolivia ha defendido que las aguas del Silala son manantiales o vertientes que fluyen por canales artificiales a Chile desde el siglo pasado, pero este país sostiene que es un río internacional.

La controversia ha sido tratada varias veces por ambos países por la intención de Bolivia de facturar a Chile por esos recursos.

No obstante, el tema está hoy en un segundo plano debido a que La Paz se ha centrado en la demanda por una salida al mar planteada contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Las autoridades de La Paz analizan además la posibilidad de que la causa marítima de Bolivia sea explicada en la cumbre del G77.

Morales dijo que en 1997, cuando era diputado, pidió un proyecto para alentar el consumo del agua del Silala, pero el coste del transporte del producto a las ciudades era muy alto.

Apuntó que la idea era tomar esa agua en un acto de soberanía aunque sea más costosa, pero entonces no se concretó.

En la zona del Silala, las Fuerzas Armadas de Bolivia han construido unas represas para la cría de truchas y la gobernación de Potosí ha proyectado la construcción de una planta hidroeléctrica, aunque no se ha informado si hay avances en este proyecto.