EFE.- Así lo explica en una nota este grupo, que cuenta con distribuidores en más de una docena de países asiáticos como China y Hong Kong, Filipinas, Malasia, Indonesia, Japón, India, Taiwán o Tailandia.

Dirigidas por José Moro, tercera generación de una familia de viticultores, Bodegas Emilio Moro y Bodegas Cepa 21 ha abierto una oficina "como base de operaciones" en Shanghái e incorporado un responsable comercial como Brand manager para ambas bodegas en el continente asiático, ha puntualizado.

Tras aumentar un 16 % su facturación el pasado ejercicio a nivel global, y consolidar el mercado americano a comienzos de este año, la familia Moro se marca ahora como nuevo objetivo "establecer las bases del crecimiento en este nuevo continente", asentado su vino "como una marca de calidad" de la DO Ribera del Duero

Para ello, aprovechará todas las acciones e innovaciones que ambas bodegas llevaron a cabo el año pasado, como una significativa renovación de imagen en toda la gama de vinos de Bodegas Emilio Moro, incorporando en sus botellas la tradición, innovación y la responsabilidad social como "los tres pilares fundamentales".