Valdrinal reserva 2007, por su parte,  exhibe en nariz frutas negras maduras, complementadas con unos toques especiados y balsámicos que le aportan una deliciosa complejidad. En boca destapa taninos maduros sobre una carga frutal importante, que llena y deja un recuerdo largo que incita a seguir degustándolo. PVP: 16 euros.

     Son dos importantes vinos elaborados con maestría por el enólogo Isaac Fernández, siguiendo las directrices del fundador de la bodega, el joven empresario David Cuellar, quien mantiene con firmeza los objetivos con los que nació la compañía: elaborar un vino con carácter y de gran calidad, en pequeñas cantidades.

     Así, Bodega Valdrinal produce una cantidad media de unas 150.000 botellas por cosecha en diferentes gamas, para lo que trabaja unas 25 hectáreas de viñedo y cuenta con un parque de alrededor de 650 barricas, de las que el 90% son de roble francés y el resto americano.