El primero se centra en la comercialización de la producción agraria y el aumento de la renta de los baserritarras, promoviendo la venta directa y los productos de calidad del país.

      El segundo objetivo es la recogida selectiva de residuos agroganaderos mediante gestores autorizados con el fin de garantizar una adecuada gestión.

       Ofrecer asesoramiento y consultoría sobre Responsabilidad Social Empresarial y elaborar una normativa para la gestión integral de los pastos de utilidad pública son los otros dos ejes.