García ha asegurado que, según los datos, la prevalencia de la tuberculosis se está incrementando en Extremadura. "Ya somos campeones de España y el Gobierno de Extremadura parece querer que lo seamos de la ‘Champion League Tuberculosa’", ha resaltado.

    Por ello ha calificado de "chapuza" la resolución que acaba de publicar la administración regional por la cual se declara emergencia cinegética por motivos de protección ambiental y de sanidad animal a determinados municipios, áreas y cotos de caza de Extremadura, ya que, a su juicio, "se pone de manifiesto la falta de voluntad política en solucionar el grave problema económico que la tuberculosis ocasiona a las explotaciones ganaderas de Extremadura y fundamentalmente en la provincia de Cáceres".

La mayoría de los casos están muy localizados en áreas cinegéticas

      Según el responsable agrario, la resolución publicada, ni en su contenido ni en las medidas propuestas, ni en las zonas declaradas para el control de la tuberculosis del sector cinegético, "es suficiente para erradicar la enfermedad". García Blanco ha recordado en rueda de prensa que aproximadamente el 60 por ciento de la tuberculosis en Extremadura se mantiene en el 15 por ciento del total de municipios de la región y estas localidades están ubicadas mayoritariamente en áreas cinegéticas, como son la zona del Parque de Monfragüe, Sierra de San Pedro, Tajo, Villuercas-Ibores y Tentudía. Alta densidad de fauna cinegética

      "La alta densidad de fauna cinegética que existe, principalmente jabalíes, hace que compitan por los espacios ocupados por la ganadería, aumentando el contacto y por lo tanto, aumentando el riesgo de contagio", por lo que desde Asaja se propone "bajar esos niveles de poblaciones a censos acordes y en función de las superficies que tienen que ocupar".

     En este sentido, ha lamentado que el Gobierno de Extremadura no haya dialogado ni consensuado con el sector ganadero, las medidas establecidas, ni las zonas de actuación, habiendo sido éstas establecidas de forma arbitraria, "pues no es concebible que en la Sierra de San Pedro no se hayan incrementado los porcentajes de cupos de captura cuando es una zona donde mayor prevalencia existe" por lo que se pregunta si "existen otros intereses aparte de los estrictamente sanitarios".

     "Llevamos tiempo proponiendo que el jabalí se pueda cazar durante todo el año en aquellas áreas de regadío donde tanto daño hacen a los cultivos y además, es un gran reservorio de la enfermedad de la tuberculosis, así como transmisor de la misma, pues según los datos que disponemos, más del 67 por ciento de los jabalíes están infectados de tuberculosis. Ni caso nos hacen", ha subrayado García Blanco.

     Por ello, desde ASAJA Extremadura se pide que se busquen otros modelos de gestión de caza como en países de Centro Europa, donde el gestor asuma la responsabilidad de los posibles daños que pueda causar, que por otra parte "así viene recogido en la Ley de caza de Extremadura", ha dicho García Blanco.

      Finalmente, desde ASAJA Extremadura se anima a los ganaderos cuyas explotaciones sean colindantes con cotos que gestione la administración y tengan animales positivos en tuberculosis que, a través de los servicios jurídicos de la organización agraria, "se demande a la administración por daños y perjuicios y responsabilidad patrimonial", al tiempo que pide al Gobierno regional "diálogo" y "no imposición".

      García ha asegurado que, según los datos, la prevalencia de la tuberculosis se está incrementando en Extremadura. "Ya somos campeones de España y el Gobierno de Extremadura parece querer que lo seamos de la ‘Champion League Tuberculosa’", ha resaltado.

    Por ello ha calificado de "chapuza" la resolución que acaba de publicar la administración regional por la cual se declara emergencia cinegética por motivos de protección ambiental y de sanidad animal a determinados municipios, áreas y cotos de caza de Extremadura, ya que, a su juicio, "se pone de manifiesto la falta de voluntad política en solucionar el grave problema económico que la tuberculosis ocasiona a las explotaciones ganaderas de Extremadura y fundamentalmente en la provincia de Cáceres".

La mayoría de los casos están muy localizados en áreas cinegéticas

      Según el responsable agrario, la resolución publicada, ni en su contenido ni en las medidas propuestas, ni en las zonas declaradas para el control de la tuberculosis del sector cinegético, "es suficiente para erradicar la enfermedad". García Blanco ha recordado en rueda de prensa que aproximadamente el 60 por ciento de la tuberculosis en Extremadura se mantiene en el 15 por ciento del total de municipios de la región y estas localidades están ubicadas mayoritariamente en áreas cinegéticas, como son la zona del Parque de Monfragüe, Sierra de San Pedro, Tajo, Villuercas-Ibores y Tentudía. Alta densidad de fauna cinegética

      "La alta densidad de fauna cinegética que existe, principalmente jabalíes, hace que compitan por los espacios ocupados por la ganadería, aumentando el contacto y por lo tanto, aumentando el riesgo de contagio", por lo que desde Asaja se propone "bajar esos niveles de poblaciones a censos acordes y en función de las superficies que tienen que ocupar".

     En este sentido, ha lamentado que el Gobierno de Extremadura no haya dialogado ni consensuado con el sector ganadero, las medidas establecidas, ni las zonas de actuación, habiendo sido éstas establecidas de forma arbitraria, "pues no es concebible que en la Sierra de San Pedro no se hayan incrementado los porcentajes de cupos de captura cuando es una zona donde mayor prevalencia existe" por lo que se pregunta si "existen otros intereses aparte de los estrictamente sanitarios".

     "Llevamos tiempo proponiendo que el jabalí se pueda cazar durante todo el año en aquellas áreas de regadío donde tanto daño hacen a los cultivos y además, es un gran reservorio de la enfermedad de la tuberculosis, así como transmisor de la misma, pues según los datos que disponemos, más del 67 por ciento de los jabalíes están infectados de tuberculosis. Ni caso nos hacen", ha subrayado García Blanco.

     Por ello, desde ASAJA Extremadura se pide que se busquen otros modelos de gestión de caza como en países de Centro Europa, donde el gestor asuma la responsabilidad de los posibles daños que pueda causar, que por otra parte "así viene recogido en la Ley de caza de Extremadura", ha dicho García Blanco.

      Finalmente, desde ASAJA Extremadura se anima a los ganaderos cuyas explotaciones sean colindantes con cotos que gestione la administración y tengan animales positivos en tuberculosis que, a través de los servicios jurídicos de la organización agraria, "se demande a la administración por daños y perjuicios y responsabilidad patrimonial", al tiempo que pide al Gobierno regional "diálogo" y "no imposición".

      García ha asegurado que, según los datos, la prevalencia de la tuberculosis se está incrementando en Extremadura. "Ya somos campeones de España y el Gobierno de Extremadura parece querer que lo seamos de la ‘Champion League Tuberculosa’", ha resaltado.

    Por ello ha calificado de "chapuza" la resolución que acaba de publicar la administración regional por la cual se declara emergencia cinegética por motivos de protección ambiental y de sanidad animal a determinados municipios, áreas y cotos de caza de Extremadura, ya que, a su juicio, "se pone de manifiesto la falta de voluntad política en solucionar el grave problema económico que la tuberculosis ocasiona a las explotaciones ganaderas de Extremadura y fundamentalmente en la provincia de Cáceres".

La mayoría de los casos están muy localizados en áreas cinegéticas

      Según el responsable agrario, la resolución publicada, ni en su contenido ni en las medidas propuestas, ni en las zonas declaradas para el control de la tuberculosis del sector cinegético, "es suficiente para erradicar la enfermedad". García Blanco ha recordado en rueda de prensa que aproximadamente el 60 por ciento de la tuberculosis en Extremadura se mantiene en el 15 por ciento del total de municipios de la región y estas localidades están ubicadas mayoritariamente en áreas cinegéticas, como son la zona del Parque de Monfragüe, Sierra de San Pedro, Tajo, Villuercas-Ibores y Tentudía. Alta densidad de fauna cinegética

      "La alta densidad de fauna cinegética que existe, principalmente jabalíes, hace que compitan por los espacios ocupados por la ganadería, aumentando el contacto y por lo tanto, aumentando el riesgo de contagio", por lo que desde Asaja se propone "bajar esos niveles de poblaciones a censos acordes y en función de las superficies que tienen que ocupar".

     En este sentido, ha lamentado que el Gobierno de Extremadura no haya dialogado ni consensuado con el sector ganadero, las medidas establecidas, ni las zonas de actuación, habiendo sido éstas establecidas de forma arbitraria, "pues no es concebible que en la Sierra de San Pedro no se hayan incrementado los porcentajes de cupos de captura cuando es una zona donde mayor prevalencia existe" por lo que se pregunta si "existen otros intereses aparte de los estrictamente sanitarios".

     "Llevamos tiempo proponiendo que el jabalí se pueda cazar durante todo el año en aquellas áreas de regadío donde tanto daño hacen a los cultivos y además, es un gran reservorio de la enfermedad de la tuberculosis, así como transmisor de la misma, pues según los datos que disponemos, más del 67 por ciento de los jabalíes están infectados de tuberculosis. Ni caso nos hacen", ha subrayado García Blanco.

     Por ello, desde ASAJA Extremadura se pide que se busquen otros modelos de gestión de caza como en países de Centro Europa, donde el gestor asuma la responsabilidad de los posibles daños que pueda causar, que por otra parte "así viene recogido en la Ley de caza de Extremadura", ha dicho García Blanco.

      Finalmente, desde ASAJA Extremadura se anima a los ganaderos cuyas explotaciones sean colindantes con cotos que gestione la administración y tengan animales positivos en tuberculosis que, a través de los servicios jurídicos de la organización agraria, "se demande a la administración por daños y perjuicios y responsabilidad patrimonial", al tiempo que pide al Gobierno regional "diálogo" y "no imposición".