En este sentido, critica que todavía no se ha efectuado la revisión del  Decreto 10/2009, de 10 de febrero de 2009, por el que se declara el conejo de monte como especie cinegética de interés preferente y se aprueba el Plan General de la especie en Castilla-La Mancha. La Organización Agraria, que considera que las estadísticas y los informes en los que se basa el Plan "están obsoletos", insiste en la necesidad de modificar los artículos referidos a los daños causados en las explotaciones agrarias y el fomento de la actividad cinegética.

     También las confederaciones hidrográficas han hecho caso omiso a las propuestas de ASAJA CLM para que limpien o autoricen la limpieza de los cauces de los arroyos y los ríos. Ni si quiera se llegó a establecer entre Administraciones un acuerdo para llevar a cabo un protocolo ágil para intervenir rápidamente en las zonas de sus competencias.

    Por su parte, según destacabn en una nota, los seguros tampoco han mejorado las condiciones y los productores continúan desprotegidos, de tal manera que cuando el agricultor declara daños por conejos reincidentemente, las pólizas dejan de indemnizarlos, asumiendo ellos unos costes de una problemática de la que no son responsables.
En cuanto a los permisos excepcionales de caza para controlar la población de la especie, la Organización Agraria considera que, aunque alivien la situación, no es suficiente para terminar con los daños provocados.

     Tampoco está ayudando demasiado la inclusión del hurón como modalidad cinegética, pues la Administración "no ha cumplido todavía con el compromiso de rebajar las tasas, con carácter extraordinario, para poder implantar el microchip obligatorio, suponiendo un coste para los propietarios de igual valor que el propio hurón".

     En relación a las medidas preventivas para evitar que en los próximos años se repita la situación, la Organización Agraria insiste en que son necesarias actuaciones, tales como mallas conejeras y vallados tupidos y efectivos para evitar el acercamiento de la especie a los cultivos. Además, hace un llamamiento para que las empresas responsables de la captura y vaciado de los conejos en las cunetas, agilicen los trabajos para retardar la proliferación de la especie.

     Por último, ASAJA de Castilla-La Mancha lamenta que en otras comunidades autónomas nos lleven la delantera para terminar con las plagas, tal y como hace Castilla y León con su particular plaga de topillos, donde están autorizando para el control de la especie, la quema de cunetas, lindes y regatos, como mecanismo de limpieza de la cubierta vegetal".