EFE.- En un comunicado, Asaja ha explicado que «muchos de los jóvenes» que llevaban un año esperando para acogerse a estas ayudas para después solicitar las procedentes del Pago Único, tendrán que esperar al año próximo para poder solicitar las subvenciones de la Política Agraria Común (PAC).

De la misma manera, ha indicado que «muchos de los interesados en estas ayudas de incorporación», cuya última convocatoria fue en 2012, quedarán fuera de los requisitos por haber cumplido ya la edad de 40 años.

La organización agraria ha recordado que ya advirtió en febrero de la urgencia de convocar estas ayudas ante la «gran demanda» de jóvenes interesados, si bien ha lamentado que el Gobierno regional ha anunciado su intención de convocarlas con un montante de 10 millones de euros, aunque todavía no se han publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Además, Asaja de Castilla-La Mancha ha considerado insuficiente la dotación financiera y ha opinado que «no se está apostando por un sector clave en la región», pues ha señalado que para poder comenzar la actividad agraria se necesita «una gran inversión casi inviables sin medidas de apoyo», ya que las explotaciones ganaderas y agrícolas son empresas de alta capitalización.

A pesar de estas críticas, Asaja, como entidad agraria de gestión, se ha mostrado dispuesta a seguir colaborando con la administración regional, con la intención de fortalecer el futuro de la agricultura y la ganadería castellanomanchega.

Por su parte, en declaraciones a los periodistas, la presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (Amfar), Lola Merino, ha informado de que según los últimos datos, más de 400 jóvenes se han incorporado a la actividad agrícola en los últimos años, por lo que ha valorado que se siga trabajando en la incorporación de jóvenes al sector primario.

«Son la garantía de futuro para el campo de Castilla-La Mancha», ha concluido Merino.