EFE.- Según el presidente de Asaja-Alicante, Eladio Aniorte, «la gravedad de la sequía exige que todas las administraciones (municipales, autonómica y nacional) se impliquen, si de verdad quieren, en apoyar a los agricultores», ya que «sus cosechas acumulan mermas muy importantes y hay productores que no percibirán ningún ingreso».

Además, la citada organización ha trasladado al Ministerio de Agricultura que las medidas que ha aprobado para hacer frente a los daños por la sequía son, en su opinión, «totalmente insuficientes».

Por ello ha pedido «un mayor esfuerzo, exenciones totales de la Seguridad Social y que el dinero se destine a los afectados (sudeste peninsular), entre otras medidas».

Fuentes de Asaja-Alicante han reiterado que «la situación de ausencia extrema de lluvias en la provincia está produciendo un daño efectivo sin precedentes en los cultivos de secano, especialmente visible y preocupante en las producciones de frutos secos, cereales y olivar, que en determinadas zonas alcanzan el 100 % de pérdida de cosecha».

Las mermas también son «de consideración en el regadío», han asegurado.

Ante esta situación, según Asaja-Alicante, «la Administración debe ser consciente de que los agricultores, al no percibir ingresos, no podrán afrontar los pagos de todos los impuestos y de los elevados intereses de los préstamos bancarios».

Debido a ello, Asaja-Alicante ha remitido un escrito a los distintos consistorios de la provincia para que contemplen una exención del IBI rural, ya que, según esta asociación, «las administraciones locales sí tienen competencia para poder anularlo y podrían así ayudar a los productores».

Este escrito se complementa con los informes y reuniones que se han mantenido con el Ministerio de Agricultura, al que Asaja-Alicante ha solicitado «una exención completa del IRPF y que los módulos queden al 0 %, igual que los pagos de la Seguridad Social y los intereses de préstamos bancarios».

«No estamos diciendo nada exagerado, sólo hablamos de medidas que se aprobaron en anteriores sequías o que se han contemplado en otro tipo de sectores. Los agricultores también merecen estas medidas, que son muy necesarias», ha manifestado Aniorte.

Así, Asaja-Alicante exige que «no demoren los pagos de los intereses de los bancos, sino que simplemente los anulen o sean proporcionales a los tipos impositivos».

De lo contrario, ha advertido, «resultará muy gravoso tener que afrontar pagos excesivos las próximas campañas, por cuanto se sabe que las pérdidas y daños se arrastrarán años y los elevados costes de producción ya suponen un serio problema, incluso durante las épocas de abundantes precipitaciones» en las que los agricultores pueden «ahorrar algún riego».

Asaja-Alicante ha reivindicado de nuevo que las ayudas previstas por el Ministerio, cuyo «plazo aún no se ha concretado», se mantengan al menos durante tres años, periodo, a su juicio, «necesario para que se recuperen las cosechas».

«La gravedad de la sequía exige que todas las administraciones se impliquen no sólo con bonitas palabras, sino con hechos y rebajas fiscales que necesitan los empresarios agrícolas y ganaderos», ha subrayado Aniorte.