Entretanto, la solución es trasladar los residuos a unos terrenos ubicados también en Monzón, donde hay hectáreas suficientes con capacidad de disolución, y que tienen un coste de dos euros por metro cúbico.

     Aunque para esta tarea no está prevista, de momento, la participación de la empresa pública Sarga, tal y como ha contestado el consejero al diputado Laplana.