Las medidas propuestas por Asaja Aragón son exenciones en el pago de cuotas a la Seguridad Social, reducciones de módulos en el IRPF, reducciones en el pago de los impuestos de sociedades, aplazamiento en el pago créditos suscritos en anteriores sequías, obtención de créditos blandos, adelanto de las ayudas PAC, ayudas a la destrucción de empleo en la agroindustria y la creación de una mesa de estudio del seguro de sequía.

    La reducción de cosecha en Aragón estimada por ASAJA es de aproximadamente un millón de toneladas, cantidad que supone el 16% de la reducción de cosecha en toda España, ya que la producción nacional estimada es de catorce millones de toneladas frente a las veinte millones cuatrocientas mil del año pasado. Las pérdidas económicas calculadas son de unos doscientos millones de euros en relación al año pasado.

     En palabras de José Fernando Luna "el objetivo de esta mesa debe ser la consecución de un sistema de seguro interesante pra el agricultor y el ganadero, de tal manera que tenga la certeza de que en caso de sequía disponen  de una herramienta que por lo menos les garantiza que cubren sus costes de producción. El que en la actualidad no se asegure la totalidad de las explotaciones no se debe a que el agricultor no quiera hacerlo sino a que no dispone de un seguro efeciaz para este tipo de daños".