De esta forma, la reducción del periodo de retención exigido para cobrar la prima de vaca nodriza de 6 a 5 meses, atenuará el impacto que la situación meteorológica ha causado en la ganadería extensiva, dado el deterioro que han sufrido los pastos y reservas forrajeras en gran parte de las regiones productoras, con el consiguiente incremento de los costes de mantenimiento.

     En concreto, los ganaderos que podrán acogerse a esta reducción son los ubicados en las Comunidades Autónomas de Andalucía, Aragón, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana, donde se han constatado los efectos de la sequía.

     En estas comunidades se sitúa casi el 80% del censo nacional de vacas nodrizas con derecho a esta prima.