A finales de mayo dará comienzo la campaña de ajo de la región, un sector que sustenta a cientos de familias y supone el motor económico de algunas comarcas castellano-manchegas, especialmente la zona de Las Pedroñeras. Frente al ajo importado, el producto español presenta una calidad y seguridad alimentaria muy superior, motivo suficiente para defender el cultivo nacional. Sin embargo, en la actualidad, el mercado del ajo está sufriendo alteraciones debido fundamentalmente a que es un mercado muy especulativo y el precio que se paga a los agricultores no está cubriendo los costes de producción.

     Por este motivo, el sector también solicitará a la Comisión Europea que estudie la implementación de medidas excepcionales para evitar las perturbaciones de mercado que están sucediendo, tal como prevé el artículo 219 del reglamento de la OCM Única, que regula que en el caso de bajada significativa de los precios, se pueda suspender, total o parcialmente, para determinadas cantidades o periodos los derechos de importación, medida que podrá permanecer en vigor en un plazo máximo de 12 meses.

     ASAJA CLM recuerda que, hace unos años, la Comisión Europea trasladó a la Organización Común de Mercados una relación de productos sensibles en el conjunto de la Unión Europea, entre los que se encontraba precisamente el ajo.