EFE.- Víboras, en declaraciones a los periodistas en el parque Tecnológico de Geolit en Mengíbar (Jaén), donde se ha reunido con representantes de la Mesa nacional del Ajo, ha asegurado que «hay bastante preocupación» por la situación.

Los principales problemas se producen como consecuencia de la entrada en la UE de Bulgaria y Rumanía, que ha llevado consigo una compensación arancelaria para China, principal productora mundial de este producto, de tal manera que a Europa entran 12.000 toneladas de ajo más de lo habitual y bajando por consiguiente su precio por debajo de la rentabilidad.

España es el cuarto país productor de ajo, después de China, India y Corea del Sur, y dentro del país Andalucía es la segunda comunidad productora tras Castilla la Mancha.

Desde 2009 al 2013 Andalucía ha incrementado la exportación de ajo en un 71 por ciento, siendo este producto fuente de riqueza en pueblos de la provincia de Córdoba, Sevilla, Granada o Jaén, pero al aumentar la importación de ajo chino los precios han bajado por debajo del umbral de la rentabilidad estimado en 0,83 euros kilo ajo.

Por esta razón se ha reunido con representantes de la mesa nacional del Ajo y ha manifestado su intención de plantear a la nueva ministra que lleve la situación a Bruselas.

Según Víboras, la UE tiene que tomar medidas en este sentido y se ha ofrecido desde la Consejería andaluza para trabajar en nuevas variedades de ajo, avanzando en investigación, como las que realiza el Ifapa «con bastante éxito» con el ajo negro.

Además, Elena Víboras ha manifestado la posibilidad de que la Unión Europea cambie de criterio respecto a China o apruebe ayudas directas al sector.