La normativa europea publicada el miércoles día 3 asegura que en los tres países se mantiene ahora un alto nivel de vigilancia.