Estos organismos realizan unas funciones básicas para el correcto y fructífero funcionamiento de las explotaciones, para ello es necesario la vertebración del sector bovino ayudando a su crecimiento y expansión.

    Estas Agrupaciones son las encargadas de hacer llegar a las explotaciones y los ganaderos la transferencia de tecnología; sirven de interlocución con la administración y ejecutan los programas sanitarios de lucha contra las enfermedades del ganado.

     Los planes sanitarios son Programas Nacionales de Erradicación de Enfermedades Animales (obligatorios según la normativa), y van acompañados de los Programas Complementarios. Estos últimos incluyen las medidas específicas de lucha contra cualquier enfermedad relevante en su correspondiente ámbito territorial.

     Para ejecutar estos programas hay establecidas unas líneas de ayuda que financian los correspondientes gastos. En el año 2013 se pagaron 4,5 millones de euros y en lo que va de 2014 se han abonado 2,3 millones de euros y está pendiente la resolución y pago de 1,9 millones de euros más correspondientes al Programa Complementario de Andalucía (en total, 4,2 millones).

El sector vacuno de carne

    El sector vacuno de carne en Andalucía está compuesto por 6.417 explotaciones y 440.788 cabezas de ganado. De éstas, 5.000 son explotaciones de reproducción para carne; 555 cebaderos; 470 explotaciones de vacuno de lidia y otras tipologías de explotación minoritarias.

    Cádiz es la primera provincia en importancia dentro del sector, con un 30 por ciento del censo y el 28 por ciento de las explotaciones. Le sigue Córdoba, con un 20,8% y un 23,4% respectivamente; Huelva, con un 13,7% y 16,1%; Sevilla, con 21,6% y 15,6%; Málaga, con un 3,2% y 6,1%; Jaén, con un 6,8% y 5,5%. Por último, están las provincias de Granada y Almería con 2,3% –  4,5%, y 0,5% y 0,8% respectivamente.

    En Andalucía la dehesa es el primer asentamiento del bovino de carne, normalmente bajo un sistema de explotación extensivo.