El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha apostado porque los fondos de la Política Agrícola Común (PAC) y los Next Generation se complementen para impulsar la innovación del sector agroalimentario español en un contexto centrado en superar la pandemia de la covid-19.

Durante su conversación con la directora de Efeagro, Laura Cristóbal, en el octavo foro que organizan EFE y la consultora KPMG sobre los fondos europeos, que se ha celebrado en el Instituto Cervantes, en Madrid, el ministro ha indicado que a la PAC le “hacía falta un complemento” de ayudas para innovación y eso lo aportan los fondos Next Generation EU.

Será especialmente relevante en ese cometido la parte del plan europeo de recuperación de la crisis que pilota el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) con 1.051 millones de euros.

En ese paquete de medidas para la transformación del sector tendrá también relevancia el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) dedicado al sector agroalimentario que se aprobará a finales de 2021 o principios de 2022, según ha explicado el ministro, quien ha recordado que depende principalmente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Es un Perte que será un “complemento necesario” para la industria agroalimentaria en relación con “todo lo referente al sector primario per se” y que abre “muy buenas oportunidades” para el sector.

Ha incidido en la importancia de que se presenten proyectos supraautonómicos en los que “tenga presencia más de un actor” de la cadena alimentaria.

Lo ve así porque, a diferencia de otros sectores industriales operados por “grandes grupos”, el “95 % de la industria agroalimentaria son pymes”.

En su intervención no ha olvidado la importancia de conseguir la sostenibilidad de la cadena en ámbitos como el medioambiental y el económico.

Por su parte, el presidente de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y del Grupo Pascual, Tomás Pascual, ha asegurado en una mesa redonda que el sector es «central y estratégico para la recuperación».

Ha hablado además de sostenibilidad porque la ve esencial para asegurar la viabilidad del sistema así como la necesidad de «mantener el origen de los productos que nos ayudan a crear valor».

También ha participado el director general de Campofrío, Javier Dueñas, quien ha defendido la importancia que el Perte puede tener para potenciar proyectos de trazabilidad y seguridad alimentaria.

En ese sentido, ha destacado la importancia del «blockchain» porque «ayudará a conectar las exigencias del consumidor» con «toda» la cadena de valor.

La consejera delegada de la compañía Prosol, Rocío Hervella, ha reivindicado que las necesidades de las empresas medianas en el sector agroalimentario merecen ser atendidas, teniendo en cuenta que son generadoras de empleo en la España rural.

Por su parte, el socio responsable de Consumo y Distribución de KPMG en España, Enrique Porta, ha hecho un llamamiento a integrar los procesos de innovación en el sector agroalimentario involucrando a toda la capa productiva y llegar así cada vez más al consumidor con el fin de venderle sus productos.

En la introducción del foro han participado el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero; la presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas; y la socia responsable de Fondos Europeos de KPMG en España, Noelle Cajigas.