AMFAR lleva varios años impulsando la incorporación de la mujer a la actividad cinegética, y en este sentido las mujeres han logrado incrementar su participación en este sector de gran peso socio económico para el mundo rural.

   Merino considera que la caza supone la supervivencia de numerosas zonas rurales, sobre todo de la más deprimidas, ya que se traduce en oportunidades de empleo para las mujeres rurales de España en general y de Castilla-La Mancha en particular.

   Merino recuerda que la caza genera más de 6.500 empleos fijos en Castilla-La Mancha, que tiene una facturación anual que ronda los 600 millones de euros y que abarca 7 millones de hectáreas, siendo la actividad económica que más superficie ocupa en la comunidad autónoma.

   Unos datos que se incrementarán considerablemente ahora que el Gobierno de Castilla-La Mancha, en su decidida apuesta por impulsar el sector cinegético, ha firmado una licencia única interautonómica de caza y pesca junto a Extremadura, Castilla y León y Madrid, sumando un total de 380.285 cazadores y 527.912 pescadores y mejorando las perspectivas de futuro de este sector.

   El Congreso de Periodispesca cuenta con el respaldo oficial de la Xunta de Galicia, la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, la Dirección General de Turismo, los ayuntamientos de Cervo y Burela, el Fondo Europeo de Desarrollo Rural y las federaciones nacionales y autonómicas de caza y pesca.